El olivo, protagonista especial de esta boda en Portugal

Por motivos sentimentales, el olivo es un árbol que define parte de mi historia. Mis raíces están ancladas en tierras andaluzas donde todo gira en torno a su fruto, el aceite. He crecido sintiendo la nostalgia por estos paisajes de unos padres emigrantes y eso provoca una querencia que estoy segura me acompañará siempre. 

Últimamente los proyectos decorativos que más me atraen son aquellos que buscan la esencia reduciéndola a uno, o a lo sumo, dos elementos decorativos. Concretamente, me encantan las viviendas en las que las fibras naturales como el ratán o el yute, se mezclan con toques botánicos logrando un perfecto equilibrio. El resultado suelen ser estancias acogedoras, cálidas, relajadas… en definitiva, reales. 

¿Cómo sería trasladar este estilo mediterráneo, con el olivo como protagonista, a la decoración de una boda? La ceremonia de renovación de votos de Ilka y Mateus, celebrada en un olivar de Portugal, tiene como leitmotiv la el que, sin duda, es el árbol que más define la península ibérica. De forma muy sutil y atendiendo a los pequeños detalles, han sabido lograr crear una atmósfera que está en perfecta sintonía con el lugar. 

 

 

Un altar creado a partir de un marco de madera, una cortina de macramé y una corona de olivo. Corona que complementa el vestido de la novia y su hija, dándole un toque que recuerda a la mitología griega. Unos sencillos bancos para que los invitados escojan su sitio, un arreglo floral colgado de las ramas de los olivos o una guirnalda apoyada en el cartel que anuncia el menú del enlace. ¿Acaso no cumple con la regla de que menos es más?

 

 

Una mención especial merece el ramo de la novia: olivo, lavanda, siemprevivas y eucalipto. Parece que apostar por bouquets más informales y con cierto aire salvaje se está convirtiendo en tendencia. En este caso, parte de esta combinación se ha utilizado también para decorar la mesa y la tarta. ¿Qué os parece?

No me he parado a pensar cómo sería mi boda ideal, si algún día decido casarme, pero si me preguntan hoy diría que se parecería mucho a la de Ilka y Mateus. No sólo porque el protagonismo del olivo conecta directamente con mis orígenes, sino porque me da la sensación de que ha sido una celebración en la que las emociones no se han visto eclipsadas por el envoltorio. 

 

Fuente: 100layercake | Fotografías: Adriana Morais

 

No Comments Yet.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

English EN Français FR