La paciencia y dedicación de Nona Bruna

Cuando pienso en la palabra artesanía una de las primeras imágenes que me viene a la mente es la de un torno modelando una pieza de barro. Creo que la potencia de esta estampa tiene que ver con la relación tan estrecha y explícita que se establece entre el trabajo con las manos y la creación final. Lo que ocurre entre medias es lo que, en mi opinión, es verdaderamente importante: ese proceso en el que se funde el pensar con el sentir.

 

Por eso, y porque me gusta coleccionar detalles de loza, entre mis propósitos para este curso escolar está aprender cerámica. Dentro de lo complejo que es, me conformaría con familiarizarme con las técnicas y conseguir hacer pequeñas piezas. Como suele ocurrir con el listado de buenas intenciones que hago año tras año, normalmente se suele quedar en eso: aspiraciones que acabo no cumpliendo por mil motivos totalmente injustificados. Para combatir la pereza y como medida de choque hace meses que suelo utilizar Pinterest y otras redes, de forma que si por ejemplo quiero retomar las acuarelas, busco como una posesa dibujos, vídeos, patterns o ilustradores que utilicen esta técnica.

 

Eso me ocurrió hace unas semanas cuando entré en el modo cerámica y descubrí Nona Bruna. Tras esta marca de productos artesanales está Lola Giardino, una diseñadora argentina que desde Barcelona cocina, cose y crea piezas únicas de cerámica. Es habitual que los proyectos artesanales tan personales escondan una historia muy especial. Las protagonistas del relato que da forma a Nona Bruna son La Nona y La Abuelina, las abuelas de Lola que le enseñaron a apreciar las cosas hechas con paciencia y dedicación, un sabio lema que marca la producción de su taller. También heredó de ellas la querencia por la cocina y ese es el motivo por el que toda su colección (manteles, delantales, piezas de crochet y objetos de cerámica) está pensada para acompañar las comidas preparadas con amor.

 

En esas estaba yo hace unos días disfrutando del descubrimiento de Nona Bruna cuando vi que tenía en marcha un sorteo de un kit de sus productos. Normalmente no suelo participar en este tipo de concursos (no por nada en especial, simplemente porque suelo ser bastante despistada para estas cosas), pero esta vez me he animado. Y es que no se trata del típico sorteo en el que debes darle a “Me gusta” a diferentes páginas o publicar un comentario, sino que para poder participar tienes que enviar una postal al taller de Lola. Hace años que no recibo, ni envío postales, así que me ha parecido una forma estupenda de recuperar este gesto que deberíamos practicar más a menudo. Así que mi postal ya va camino de Barcelona, lenta pero cargada de cariño, como el modelado de cerámica.

dailydoodlegram

Hace unos meses que Instagram se convirtió para mí en una red en la que descubrir personas creativas cuyas fotos sirven de inspiración. Desde la sección de Populares o siguiendo el rastro de usuario en usuario puedes llegar a perfiles realmente interesantes a los que seguirles la pista desde muy cerca.

 

 
 

 

Eso me pasó recientemente con Geffren Refaeli, una ilustradora de Tel Aviv que dibuja con una sensibilidad especial. Si visitáis su Instagram, veréis que está plagado de pequeñas ilustraciones en blanco y negro. Éstas forman parte de su proyecto dailydoodlegram, en el que diariamente sube un dibujo que realiza inspirándose en fotografías de esta red social. Normalmente suele combinar creativamente dos fotografías y cuando sube el dibujo menciona a los usuarios cuyas instantáneas le han servido de inspiración.
 

 

Si queréis conocer más acerca de esta ilustradora, os recomiendo ver este vídeo. Yo me he sentido muy identificada con su síndrome de Peter Pan y con su frustración por no haber estudiado veterinaria.

The Wonderland Apartment

Este apartamento de Taiwan ha sido mi último descubrimiento en Pinterest. Una de las cosas que más me cuesta a la hora de redecorar (o mejor dicho, de “lavarle la cara” a una estancia con un presupuesto reducidísisimo) es combinar colores fríos y cálidos. Y en esas estaba esta tarde, buscando ejemplos de casas que hubiesen optado por un equilibrio cromático, cuando encontré este estudio que por algo se llama The Wonderland Apartment.

 

 

 

 

Existe la creencia general de que un mismo color, en diferentes tonalidades, no es armonioso. En el caso del salón, me gusta mucho cómo juegan con las tonalidades de azul -sofá, manta, mesita- e introducen el amarillo y el rosa para aportar luz y contraste. Lo mío con la lámpara, que me recuerda a un algodón de azúcar, ha sido un auténtico flechazo.

 

 

 

La aparente sencillez de la habitación esconde varios detalles que juntos combinan muy bien. La mesita vintage, el cabeceo de madera sin tratar, la luz en aguamarina, las originales letras de tela y los cojines con motivos animales, ¿a que dan ganas de tumbarse en la cama a pasar las horas con un buen libro?
English EN Français FR