Una boda íntima en Michigan

 

Estoy en una edad en la que los amigos comienzan a casarse. Sí, me hago mayor. Aunque no esté entre mis planes (al menos a corto plazo) pasar por el juzgado, por deformación profesional me gusta bucear por blogs especializados para fijarme en la decoración efímera de estas celebraciones.

Más allá de los iconos típicos que se están poniendo de moda a marchas forzadas, hay enlaces cuyas fotografías destilan un aura especial. Es el caso de esta boda que se celebró en Michigan y a la que llegué tras enamorarme del vestido que diseñó y lució la novia. Las premisas de los novios fueron que se celebrara en la casa de la madre de él y que tuviera un carácter íntimo, por lo que sólo invitaron a 30 personas. Esta decisión hizo que surgieran algunos roces familiares porque los padres no entendían que hubiesen optado por una boda tan en petit comité, pero al final comprendieron que ellos eran los protagonistas de su día. Una de las cosas que me resultan más complicadas a la hora de diseñar una ceremonia es precisamente ser capaz de que la pareja mantenga con firmeza qué es lo que quiere (y lo que no quiere) el día de su boda.

Fuente de las fotografías: Intimate Weddings

 

Nunca he pensado cómo sería mi vestido de boda si algún día decidiera dar ese paso, pero ahora sé que se parecería bastante a éste. Me encanta porque es sencillo, diferente, cómodo e ideal para sentirte guapa en un día único.

No Comments Yet.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

English EN Français FR