2018, el año en el que la magia sucederá

 

Este año cambio propósitos por consejos. Porque sé que es muy probable que no los cumpla y, en cambio, estoy segura de que me gustará releer el listado de pequeñas sugerencias que mi yo de 2017 le brinda a mi yo de 2018. 

 

  1. “Esto también pasará”
  2. No juzgues a nadie con tus propios estándares. 
  3. Escribe, escribe y escribe. Para ti, para él.
  4. Desempolva la cámara y construye vuestra memoria colectiva.
  5. Pero no quieras registrarlo todo. La magia del momento está detrás de las pantallas y se queda grabada en las retinas.
  6. Lo mejor para vosotros siempre seréis vosotros.
  7. Déjate de teorías y sigue tu instinto. 
  8. Invierte el poco tiempo libre que tengas en ti. 
  9. No trates de adelantarte al curso de los acontecimientos.
  10. Cada persona tiene sus propios ritmos. Respétalos. 
  11. Sumarás satélites pero no olvides que eres (y seguirás siendo) un planeta. 
  12. Puede que existan otros mundos, pero todos están dentro de éste.
  13. Riega todos los días tu relación de pareja porque, gracias a ese jardín, este año brotará tu primavera.
  14. Comete errores. Equivócate. Es la base del aprendizaje y este año estás ante el más importante de tu vida.
  15. Sé buena contigo, Rocío. Derriba los listones y dite cosas bonitas.
  16. Píntate los labios de rojo aunque estés en pijama. 
  17. Identifica lo esencial, elimina el resto.
  18. Ahora sí que sí… ¡lo mejor está por venir! 

Paseos terapéuticos entre mar y montaña

Si algo he aprendido en este año lejos del mundanal ruido es a pasear. Cuando vivía en una ciudad grande solía lanzarme a la calle a caminar con un propósito. Ir a hacer recados, ir a encontrarme con alguien, ir a al trabajo, ir de compras. Pero (muy) pocas veces paseaba por pasear, por el simple gusto de disfrutar de un momento para mí. 

 

Ahora que estoy rodeada de naturaleza y que siento la necesidad de conectarme con ella, estoy sabiendo dedicarme pequeños espacios de tiempo. Sentir los olores, estar atenta a los ruidos, percibir las diferentes tonalidades de azul y verde que tenemos en el norte. Aún no he probado la meditación, pero diría que caminar por placer, junto a la lectura, es mi forma de desconectar la mente por unos minutos. 

 

paseos

paseos

paseos

 
Lo bueno de Cantabria es que tiene mil sendas por las que perderse. Parajes que parecen recién sacados de un cuento o de un cuadro de Cèzanne. En ellos la brisa del mar se mezcla con el olor a campo y los graznidos de las gaviotas se acompasan con los mujidos de las vacas. Creía en su poder, pero la naturaleza me ha demostrado que puede ser tremendamente terapéutica. Me ha enseñado a conocer mi cuerpo, a liberar mi mente, a mejorar mi humor y, una de las cosas que más le agradezco, a mirar de otra forma.  

 

Follow my blog with Bloglovin

5 plantas no tóxicas para tus gatos

Siempre he querido tener una casa llena de plantas, pero hasta este año no había conseguido entenderlas para lograr que me duraran más de unos meses. Al hecho de haber vivido en un clima polarizado, muy caluroso en verano y frío en invierno, se sumaba que mi gato Oslo siente verdadera predilección por todas las especies vegetales que entran en mi casa. Desde pequeña he tenido gatos, pero nunca habían mostrado interés por las plantas de interior, así que esta situación era nueva para mí. 

Los efectos para la salud de nuestros gatos pueden ser muy nocivos, por eso es importante asegurarnos que las plantas que incorporamos a nuestro hogar son seguras. Vómitos, aumento de la temperatura, astenia… son algunos de los síntomas, pero podrían acabar incluso con su vida. Si tienes un gato herbívoro como el mío podrás acoger este quinteto de plantas sin miedo a que resulten peligrosas para tu mascota. Yo las tengo en casa y puedo corroborar que son inofensivas, es más, el pequeño de mi manada no ha mostrado ni un ápice de querencia por ellas.

 

Orquídeas

 

Me encantan las orquídeas pero hasta el verano pasado nunca había tenido una. Creo que daba por hecho que se me iba a marchitar pronto y me da pena. Pero al final me animé y no sólo sigue viva, sino que después de perder las hojas, ¡acaban de brotar y en unos días saldrán flores de nuevo! Hemos logrado entendernos: poco agua, luz indirecta y riego por sumersión. 

 

Violetas

También llamadas violetas africanas, estas plantas de interior son muy duras y no requieren demasiados cuidados. Sus hojas son aterciopeladas y sus flores pueden ser de varios colores: violetas, azules, rosas… Importante: no mojes sus hojas, no las expongas al sol directo, riégalas por sumersión y abónalas una vez al mes, si es posible. 

 

Aromáticas

 

Las aromáticas son una buena opción si te gusta cocinar, te encanta su olor y no quieres que el estómago de tu gato pueda verse dañado. Al contrario de lo que creía, las aromáticas se cultivan bien en el norte, a pesar de que no se trata de un clima cálido. Un buen sustrato, mucha luz (son ideales para ponerlas en el alféizar de la ventana) y un riego diferente para cada una de ellas. 

 

Planta del dinero

Es la típica planta que recordamos de las casas de nuestras abuelas y que está ligada a la creencia de que proporciona bienestar económico. Quizás nunca te haya llamado la atención, pero es muy decorativa si se coloca en macetas colgantes, por ejemplo. En cuanto a los cuidados son sencillos: un ambiente húmedo, riego moderado y luz natural. 

 

Palma areca

 

Buscando una planta que me ayudase a combatir la humedad en casa, en el vivero me aconsejaron ésta. Es una especie de palmera formada por varios troncos anillados, la cual puede llegar a medir hasta los 2 metros en interior. No tóxica con nuestros gatos puedo corroborar que absorbe la condensación propia de ambientes húmedos. Los cuidados son muy similares a los de la planta del dinero, por lo que la convierte en una opción muy cómoda y decorativa.

 

Ilustraciones propias

Fuente imagen portada: nattarin kraiwachirasit

 

 

English EN Français FR